¿Qué tipo de gerente tienes en tu empresa o emprendimiento?

Publicado el

La efectividad de los objetivos de cualquier empresa requiere ser medida y supervisada en función de los resultados obtenidos. El gerente, como la figura responsable de alcanzar esta hazaña debe a toda costa mantener la rentabilidad de la empresa en el tiempo. De lo contrario, será devorada por el ecosistema empresarial.

Con objetivos claros, equipos actualizados y un talento humano comprometido las organizaciones serán capaces de sobrevivir ante cualquier variable desconocida.

 Al hablar de objetivos en este momento nos referimos a las declaraciones que establece el gerente y que desea alcanzar en la organización que dirige. Es vital que considere ciertos límites, factibilidad y realismo. Porque por mucho que queramos conseguir ciertas metas, debemos estar conscientes de los recursos con los que contamos, así evitamos cualquier frustración que afecte el desenvolviendo de cada área de nuestro negocio.

Todo se basa en conseguir los resultados gerenciales establecidos.

Y en este punto, es cuando un buen gerente debe ser equilibrado y que no responda a un modelo autoritario que abuse del poder y no atente contra la dignidad del trabajador, pero tampoco sea  permisivo y débil, sino que sea firme y optimista. Considerando estos lineamientos, un gerente logrará trasmitir de forma efectiva a todo el equipo lo que quiere lograr y cómo desea alcanzarlo con el apoyo de todos.

Para ello debes preguntarte ¿Qué objetivos están logrando y que gerente tienes al frente de tu empresa?

Basados en nuestra experticia te compartimos 3 tipos de gerentes que pueden estar presentes en tu negocio:

1) Gerente muy Flexible: Es un gerente que no es capaz de establecer límites en determinadas situaciones que se le presentan en la empresa. En ciertas ocasiones, el anhelo por ser el más querido por los trabajadores bajo su cargo, pierda el enfoque; y el cumplimiento de las tareas pasa a un segundo plano.

“Mientras mis trabajadores me quieran, estoy bien. No quiero confrontarlos por su mala ejecución. Eso me agota y enoja.”

Por lo general, este tipo de gerente es influenciado por las opiniones que comparten trabajadores, haciéndose cómplice directo o indirecto del incumplimiento de las tareas y políticas internas que están asociadas al manual de cargos y funciones.

Estila tomar las decisiones basadas en la emoción del momento, y cede en todo para evitar problemas con su equipo. Y cuando un trabajador no quiero hacer alguna tarea se la traslada a otro trabajador porque desea firmemente ser aceptado por el resto.

 2) Gerente muy rígido: este tipo de gerente carece de habilidades gerenciales tales como: manejo de equipo y comunicación asertiva. Ejerce sus funciones desde el poder por lo que permanentemente infunde miedo al personal bajo cargo, y no le importan las repercusiones que acarrean sus decisiones.

¡Las únicas decisiones válidas y acertadas son las mías! ¡No me hagan perder el tiempo escuchando sus opiniones! ¡Lo que YO diga debe hacer y punto y al que no le guste allí está la puerta!

Este tipo de frases son bastante recurrentes en esta clase de gerentes provocando que el clima organizacional se intoxique, los canales de comunicación entre trabajadores se haga cada más reducido, afectando  iniciativa y la creatividad. Todos estos factores provocan que la gran mayoría del equipo de trabajo renuncie por no resistir a los atropellos mientras que otra se alinea a su forma de trabajo.

Gerentes con este perfil puede ser el peor empleado que puedes tener ya que estará repercutiendo en la captación de nuevos talentos y en las colaboraciones internas para la consecución de objetivos en cada departamento.

3) Gerente equilibrio: este gerente juega un rol crucial en el crecimiento personal y profesional de las personas que están en tu equipo. son los apropiados para construir puentes con los trabajadores para potenciar el logro de las metas planteadas y explotar los talentos de sus subordinados.

“Tú formas parte de esta empresa, por lo tanto, formas parte de la solución. Sé honesto conmigo y juntos saldremos de este percance.”

Cuando un trabajador tiene un problema que le impide lograr los objetivos conversa con él para encontrar juntos las respuestas, haciendo preguntas poderosas que permitan descubrir y aprender lo que necesita un trabajador en determinado momento.

¿Qué tipo de gerentes eres o tienes en tu empresa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *