Las 4 patas que debe tener todo negocio para ser exitoso

Tenemos una idea errónea: que para mantener en el tiempo un negocio próspero que sea generador de felicidad requerimos, solo de grandes inversiones de dinero y trabajo arduo, pero no es así, te gustaría saber ¿Qué más necesita mi negocio para ser rentable?

Todos conocemos el funcionamiento de una mesa, un mueble formado generalmente por 4 patas unidas por un tablero, simple. De igual forma sabemos distinguir cuando una mesa no es estable y surgen estas interrogantes:

¿Una de las patas estará débil?

¿Cuántas patas tiene la mesa?

¿Qué está causando la inestabilidad de la mesa?

Y de forma recurrente aparece la palabra “Estabilidad” y seguramente otra pregunta aparece en tu mente ¿Qué implicación tiene la mesa en mi negocio? TODO. Cada empresa o emprendimiento está formada por 4 pilares que te ayudarán a mantener y consolidar el patrimonio que hasta la fecha estás construyendo.

No solo se trata de las ventas. Se habla de comunicación, talento humano y administración.

Y sigues preguntándote ¿Qué le hace falta a mi negocio para que ande más rápido? Y con esto no nos referimos a que corras y que te lleves todo a tu paso. Hablamos de la forma en cómo estas manejando los costos, la comunicación efectiva y ese talento humano capacitado para alcanzar los objetivos comerciales propuestos.

Suena frustrante que esto de vender sea lo último ¿cierto? pero necesitas que el resto de las áreas de tu negocio estén estables para que puedas andar más rápido y con firmeza. Y que los planes se cumplan a cabalidad.

¿Cuáles son las 4 patas para desarrollar mi negocio?

  1. Comunicación: esta es la base para cualquier tipo de actividad organizada. Y cualquier empresa debe fomentar y expandir canales para transmitir un mensaje para adaptarse a los cambios que produzcan en su entorno, con la finalidad de lograr los objetivos que se hayan propuesto inicialmente. De igual forma, una comunicación efectiva promueve la motivación y mayor compromiso con las tareas establecidas en cada uno de los involucrados (trabajadores y aliados), creando un óptimo clima organizacional armonioso y un trabajo integrador.

 

  1. Talento humano: encontrar a la persona con las habilidades, experiencias laborales, creatividad, motivada al logro, en un mercado tan competitivo resulta una hazaña difícil de lograr. Las empresas han empezado a percatarse del impacto positivo que implica contar con un equipo calificado, comprometido e involucrado con las metas estratégicas y comerciales de la organización.

 

La gran mayoría de las empresas no cuentan con una partida presupuestaria que abarque la capacitación y desarrollo de los talentos de sus trabajadores o colaboradores pues se enfocan solamente en la comercialización de sus productos o servicios. Por lo tanto, si tu empresa crea estos espacios tu equipo se sentirá más inspirado y estimulado a buscar dentro de la empresa su crecimientos, sus próximos pasos.

En definitiva, contar con un equipo capacitado te ayudará  a minimizar la rotación de personas y por supuesto ejecutar un trabajo más productivo y motivado. 

Mi negocio o emprendimiento aún no cuenta con talento humano ¿No tengo equipo?

Por supuesto que sí. Si tienes aliados, asesores ellos serán las piezas que te ayudarán a crecer mientras estás construyendo tu plantilla de trabajadores.

  1. Administración: cuando se inicia un negocio, nuestras energías se enfocan en vender, pareciera que las demás funciones se olvidan y solo queremos ver nuestra cuenta bancaria abultarse. Dejamos a un lado los costos, gastos y todo aquello que incida en la estructura de costos de nuestro producto o servicio haciéndonos ver una espejismo, es decir, vemos ganancias cuando en realidad tenemos pérdidas pero como vemos a fin de mes “ciertos ingresos” pensamos que el negocio está marchando bien.

Ahora déjanos preguntarte esto ¿Cuál fue la utilidad del mes anterior? ¿Cuál es la ganancia por cada unidad vendida? ¿Cuentas con una cartera de proveedores que te ofrezcan precios competitivos?

La escasa administración de tu negocio puede llevarte al CIERRE.

Es vital que cuentes con una educación financiera para saber si tu negocio se está manteniendo por sí solo puesto que esto suele tener una influencia directa sobre todas las ventas que se realicen, como también en los costos y los niveles de utilidad.

  1. Operatividad: este aspecto no abarca solo colocar tu producto en un anaquel u ofrecer tus servicios sino que también involucra la entrega, promoción y servicios post ventas. Es hacer saber a nuestros clientes los cumplimientos de los tiempos y ofrecimientos contratados.

En este pilar vamos a conocer cuáles son esos procesos de comercialización, quiénes los están realizando y cómo se están ejecutando para lograr una venta efectiva. Para lograr que esta pieza marche exitosamente es vital que los tres pilares anteriores estén completados.

Examina la mesa de tu negocio y responde: ¿Están en perfecto balancea las cuatro “patas” de mi negocio? y ¿cuál o cuáles necesito reforzar para hacer rentable mi negocio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *